Enfermedad meningocócica

Enfermedad meningocócica

Síntomas y agente causante

La bacteria Neisseria meningitidis, también llamada meningococo (o meningococos es su forma plural) es una causa importante de meningitis bacteriana y sepsis (infección del torrente sanguíneo) en Estados Unidos. Los meningococos también pueden provocar neumonía, otitis media (infección de los oídos), artritis y otras infecciones, aunque son menos usuales. De manera colectiva, a las diferentes enfermedades provocadas por N. meningitidis se les conoce como enfermedad meningocócica.

Los síntomas de la meningitis meningocócica incluyen: fiebre, dolor de cabeza, confusión y cuello rígido, que también pueden estar acompañados por náuseas, vómito y sensibilidad a la luz. Los síntomas de la bacteriemia meningocócica (o meningococcemia, infección del torrente sanguíneo) incluyen aparición repentina de fiebre y erupciones en la piel. Otras formas de la enfermedad meningocócica tienen síntomas relacionados con el órgano afectado: la otitis media produce dolor de oído; la artritis produce dolor e inflamación de las articulaciones.

La enfermedad meningocócica invasiva puede ser fatal; los sobrevivientes pueden tener lesiones permanentes, que incluyen daño cerebral, pérdida de la audición o de una extremidad.

Transmisión

Hasta un 10 a 20% de los adolescentes y adultos están colonizados por la N. meningitidis; aunque pueden no enfermarse, estas personas pueden ser portadoras de la bacteria durante semanas o meses. La bacteria se puede contagiar a otras personas por contacto directo, como besarse, o por secreciones respiratorias por toser o estornudar.

Las personas con una función anormal en el bazo tienen un mayor riesgo a desarrollar una enfermedad meningocócica grave. La infección por VIH, algunos factores genéticos y fumar cigarrillos también pueden aumentar el riesgo de la enfermedad meningocócica. Los familiares de una persona infectada también tienen mayor riesgo.

Aunque no surgen epidemias de meningococo a nivel nacional en los países desarrollados, existen riesgos para los viajeros que visitan partes del mundo donde ocurren epidemias con regularidad. La región con el riesgo más elevado de una enfermedad meningocócica epidémica es África subsahariana.

Tratamiento y cuidado

Se utilizan antibióticos para tratar la enfermedad meningocócica. Como los síntomas de la meningitis meningocócica son similares a las formas de meningitis ocasionadas por otras bacterias, los antibióticos que se utilicen inicialmente en el tratamiento pueden brindar una amplia protección, hasta que se pueda confirmar que la N. meningitidis es la causa de la infección. Después de que confirmarlo, se puede aplicar penicilina u otro agente individual correspondiente para completar el curso de tratamiento.

Complicaciones y mortalidad

La enfermedad meningocócica invasiva puede ser sumamente grave. La meningitis meningocócica, la forma más común de la enfermedad meningocócica “siempre debe verse como una emergencia médica” y requiere de hospitalización inmediata, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

En Estados Unidos, cada año se presentan entre 1,400 y 2,800 casos de enfermedad meningocócica. La enfermedad meningocócica invasiva puede ser fatal, aun con tratamiento de antibióticos, la tasa de mortalidad se encuentra entre el 9 y 12%; hasta un 20% de los sobrevivientes de la enfermedad meningocócica invasiva tienen lesiones permanentes que incluyen daño cerebral, pérdida de la audición o de una extremidad.

Vacunas disponibles y campañas de vacunación

Cinco serogrupos (grupos de bacterias que contienen un antígeno común capaz de generar una respuesta inmunológica) son responsables de casi todas las enfermedades meningocócicas invasivas: grupos A, B, C, Y y W-135; cuatro de ellos (todos, menos el serogrupo B) están cubiertos por cada una de las vacunas meningocócicas tetravalentes utilizadas en Estados Unidos. Vacunas contra la enfermedad meningocócica del grupo B fueron autorizada en los Estados Unidos en 2014 y 2015.

Existen dos tipos principales de vacunas meningocócicas. Desde la década de 1970 se ha tenido disponible una vacuna meningocócica polisacárida. Sin embargo, de manera similar a la vacuna polisacárida contra la enfermedad neumocócica, es más eficaz en adultos y no genera la inmunidad en niños pequeños de manera uniforme.

La primera vacuna meningocócica conjugada en Estados Unidos, la MCV4 (Menactra), obtuvo autorización oficial en 2005, y una segunda, MenACWY-CRM (Menveo), obtuvo autorización oficial en 2010. Estas vacunas son las preferidas para las personas que tienen entre 2 y 55 años de edad; Menactra está aprobada para personas que tienen entre 2 y 55 años, y Menveo para personas que tienen entre 11 y 55 años (si desea saber más sobre cómo se producen estas vacunas, consulte nuestro artículo Diferentes tipos de vacunas).

Las vacunas contra meningococos del serogroup B son MenB-FHbp (Trumenba, Wyeth Pharmaceuticals, Inc.), una vacuna de tres dosis, y MenB-4C (Bexsero, Novartis Vaccine), una vacuna de dos dosis.

Recomendaciones para la vacunación en EE.UU.

En 2005 se agregó la vacuna meningocócica tetravalente al programa de vacunación. Se recomienda una dosis de la vacuna meningocócica tetravalente para adolescentes de 11 o 12 años de edad y una dosis de refuerzo cinco años después de la dosis inicial. También se recomienda la vacuna meningocócica tetravalente para ciertos niños y adultos con riesgo elevado de enfermedad meningocócica.

En octubre del 2015, el Comité Asesor sobre Práctica de Inmunización recomendó de que la vacuna contra la enfermedad meningocócica del grupo B se ofrecerá a todas las personas de 16-23 años de edad durante brotes de la efermedad. La vacuna no está recomiendo para todos los adolescentes in el EE.UU.

Su médico puede darle más información sobre la enfermedad meningocócica grupo B y las vacunas.

 


Fuentes de información

En español

Asociación Española de Pediatría. Vacuna meningococo b. Acesado el 12 abril 2017.

Asociación Española de Pediatría. Vacuna meningococo c. Acesado el 12 abril 2017.

Centers for Disease Control and Prevention. Los preadolescentes y adolescentes necesitan la vacuna antimeningocócica. Acesado el 12 abril 2017.

World Health Organization. Meningitis meningocócica. Acesado el 12 abril 2017.

En inglés

Centers for Disease Control and Prevention. Meningococcal DiseaseEpidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases. Atkinson, W., Wolfe, S., Hamborsky, J., McIntyre, L. eds. 13th ed. Washington DC: Public Health Foundation, 2015. (593 KB). Acesado el 12 abril 2017.

Centers for Disease Control and Prevention. Updated Recommendations for Use of Meningococcal Conjugate Vaccines --- Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP), 2010MMWR. 60:03;72-76. Acesado el 12 abril 2017.

Centers for Disease Control and Prevention. Use of Serogroup B Meningococcal Vaccines in Adolescents and Young Adults: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices, 2015MMWR. 64:41;1171-6. Acesado el 12 abril 2017.

CIDRAP. ACIP endorses individual choice on meningitis B vaccine. June 24, 2015. Acesado el 12 abril 2017.

Centers for Disease Control and Prevention. Vaccine Information Statement: Meningococcal Vaccines. January 28, 2008. Acesado el 12 abril 2017.

US Food and Drug Administration. Approved Products > Menveo. July 14, 2010. Acesado el 12 abril 2017.

US Food and Drug Administration. Approved Products > Menomune-A/C/Y/W-135. October 22, 2010. Acesado el 12 abril 2017.

US Food and Drug Administration. Approved Products > Menactra. July 9, 2010. Acesado el 12 abril 2017.

Immunization Action Coalition. Ask the Experts: Meningococcal Disease. August 2010. Acesado el 12 abril 2017.

Infectious Disease Society of America. First Vaccine Approved by FDA to Prevent Serogroup B Meningococcal Disease. 10/29/2014. US Food and Drug Administration. Acesado el 12 abril 2017.

Para ver PDFs, descargue e instale Adobe Reader.

Ultima actualización 12 abril 2017