Difteria

Difteria

Síntomas y agente causante

La difteria es provocada por una bacteria llamada Corynebacterium diphtheriaela cual secreta una toxina poderosa que provoca daños a los tejidos corporales.

Los primeros síntomas de la difteria son similares a los de un resfriado común; incluyen dolor de garganta, pérdida del apetito y fiebre. Al avanzar la enfermedad, puede surgir el rasgo más notorio de la infección por difteria: una sustancia gris espesa, llamada seudomembrana, que puede propagarse por los tejidos nasales, amígdalas, laringe y/o faringe.

La seudomembrana se forma por productos residuales y proteínas relacionados con la toxina que secreta la bacteria. La seudomembrana se adhiere a los tejidos y puede obstruir la respiración.

Transmisión

La difteria se transmite de una persona a otra, por lo general por gotitas producidas al respirar. Una persona infectada, a menos que sea tratada con antibióticos, portará la infección de dos a tres semanas.

Tratamiento y cuidado

El tratamiento de la difteria involucra el uso de antibióticos para matar la bacteria de la difteria, además de una antitoxina para neutralizar las toxinas secretadas por la bacteria. Por lo general, a los pacientes con difteria se les mantiene aislados hasta que ya no pueden infectar a otros, normalmente alrededor de 48 horas después de haber comenzado el tratamiento con antibióticos.

Complicaciones

La toxina de la difteria puede viajar al corazón, músculos, riñones e hígado, y puede dañar estos órganos de manera temporal o permanente. Las complicaciones de la difteria pueden incluir miocarditis (daños al músculo cardíaco), neuritis (inflamación de los nervios, que puede causar daños a los nervios, parálisis, insuficiencia respiratoria y neumonía), obstrucción de las vías respiratorias e infección en los oídos.

Alguna vez, la difteria fue una causa grave de la enfermedad y muerte entre los niños. En Estados Unidos se registraron 206,000 casos de difteria en 1921, con un resultado de 15,520 muertes (una proporción de un 7.5% entre casos y muertes). La tasa de mortalidad por difteria varía aproximadamente en un 20% entre los menores de 5 y mayores de 40 años de edad, y de un 5 a un 10% para quienes tienen de 5 a 40 años. Es posible que la tasa de mortalidad fuera mayor antes del siglo XX. La difteria fue la tercera causa principal de muerte en los niños de Inglaterra y Gales en la década de 1930.

Vacunas disponibles y campañas de vacunación

La inmunización para la difteria se logra a través de un toxoide (una versión modificada de la toxina de la difteria). El toxoide de la difteria no se aplica en una sola inyección; más bien se combina con el toxoide del tétanos y, con frecuencia, con la vacuna contra la tos ferina en una preparación llamada Tdap, DTaP, Td o DT.

Desde que se introdujo la inmunización efectiva, a partir de la década de 1920, las tasas de difteria han disminuido considerablemente en Estados Unidos y en otros países donde se aplican mucho las vacunas. En 1974 se amplió el alcance de la inmunización contra la difteria cuando la Organización Mundial de la Salud incluyó al toxoide de la difteria en su lista de inmunizaciones recomendadas dentro de su Programa Ampliado de Inmunización para los países en desarrollo.

Entre el 2004 y el 2008, no se registraron casos de difteria en los Estados Unidos. Sin embargo, la enfermedad sigue presente a nivel mundial. En 2007 se informó de 4,190 casos de difteria en todo el mundo, lo cual probablemente sea una cantidad menor que los casos reales.

Recomendaciones para la vacunación en EE.UU.

El programa actual de inmunización infantil de EE.UU. para la difteria incluye cinco inmunizaciones con el toxoide de la difteria antes de los seis años, además de una dosis de refuerzo para los adolescentes. Todas las inmunizaciones para la difteria para niños se aplican en una inyección combinada con el toxoide del tétanos y la vacuna contra la tos ferina (conocida como DTaP).

Los adultos reciben el toxoide de la difteria en combinación con un refuerzo para el toxoide del tétanos, que se recomienda cada diez años. El producto para adultos puede proteger contra el tétanos y la difteria (vacuna conocida como Td) o bien contra tétanos, difteria y tos ferina (vacuna conocida como Tdap).


Fuentes de información

Centers for Disease Control and Prevention. Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases: Diphtheria. Atkinson, W., Wolfe, S., Hamborsky, J., McIntyre, L., eds. 13th ed. Washington DC: Public Health Foundation, 2015. (379 KB). Acesado el 12 abril 2017.

WHO, Regional Office for the Western Pacific. Diphtheria. Acesado el 12 abril 2017

Para ver PDFs, descargue e instale Adobe Reader.

Ultima actualización 12 abril 2017