Tétanos

Tétanos

Síntomas y agente causante

El tétanos es una enfermedad del sistema nervioso provocada por una bacteria llamada Clostridium tetani, que produce dos exotoxinas, una de las cuales (la tetanospasmina) es una neurotoxina que provoca los síntomas del tétanos.

Los primeros síntomas de la enfermedad son trismo (contracción de los músculos maseteros, el efecto físico más reconocible), rigidez y problemas para tragar. Los síntomas posteriores incluyen espasmos musculares intensos, episodios parecidos a las convulsiones y trastornos graves del sistema nervioso. Por lo general, entre un 10 y un 20% de los casos de tétanos resultan en muerte, aunque esto es más probable en los pacientes mayores a los 60 años de edad y las personas no vacunadas. En el tipo más común de tétanos (“tétanos generalizado”), los espasmos continúan de 3 a 4 semanas y la recuperación puede tardar meses.

El tétanos neonatal se refiere a un caso de tétanos en un recién nacido cuya madre no era inmune a la enfermedad. Es raro en Estados Unidos, pero es común en ciertos países en desarrollo.

Transmisión

El tétanos no se transmite de persona a persona; en este aspecto, es poco usual entre las enfermedades prevenibles por vacuna. Más bien, se transmite por el ingreso de la bacteria Clostridium tetani a la piel lesionada y a los tejidos subyacentes. Es sorprendente que la infección por tétanos tenga más probabilidades de surgir por una lesión menor que por una mayor, y esto sucede porque las heridas graves tienen más posibilidades de recibir tratamiento y limpieza adecuados. El periodo de incubación del tétanos se da en un periodo de 3 a 21 días.

La C. tetani se propaga en forma de espora en la tierra, así como en los intestinos y heces de animales (incluye perros, gatos, ratas, conejillos de indias, pollos, caballos, ovejas y ganado); también se encuentra sobre la piel y se ha encontrado en heroína contaminada. Aunque la C. tetani es sensible al calor y no puede sobrevivir en la presencia de oxígeno durante las primeras etapas de crecimiento, las esporas de C. tetani, que se desarrollan según madura la bacteria, son sumamente resistentes, pueden sobrevivir a temperaturas de casi 250 °F de 10 a 15 minutos, y son resistentes a los antisépticos.

Tratamiento y cuidado

Para los pacientes que sufren de espasmos, se brinda un tratamiento paliativo y se hacen operaciones para mantener abierta una vía respiratoria. Por lo general, el tratamiento de la enfermedad subyacente involucra la inmunoglobulina antitetánica (TIG) para eliminar la toxina del tétanos que todavía no se ha unido a las terminaciones nerviosas.

Debe señalarse que el hecho de sobrevivir a una infección por tétanos no da como resultado la inmunidad futura contra la enfermedad. A los sobrevivientes se les recomienda una inmunización contra el tétanos después de recuperarse totalmente.

Complicaciones

Las complicaciones por el tétanos pueden ser bastante graves; los espasmos de las cuerdas vocales, o los músculos utilizados para la respiración, pueden provocar problemas respiratorios; los espasmos y las convulsiones musculares sostenidas pueden provocar huesos rotos. Los efectos de la enfermedad sobre el sistema nervioso pueden conducir a alta presión sanguínea y a ritmos anormales del corazón.

Vacunas disponibles y campañas de vacunación

La protección contra el tétanos se brinda mediante el toxoide del tétanos, que es una toxina inactivada disponible como inmunización única contra el tétanos, y en preparaciones de combinaciones múltiples (las dos más comunes son DTaP, que protege contra difteria, tétanos y tos ferina para niños menores de siete años, y Td, que protege contra el tétanos y la difteria para las personas de siete años en adelante).

Los casos extremadamente raros de tétanos entre personas inmunizadas hasta 10 años antes de la infección sugieren una tasa de eficacia cercana al 100% para el toxoide del tétanos. No obstante, los niveles de inmunidad disminuyen con el tiempo, así que se recomiendan refuerzos contra el tétanos cada 10 años con el fin de mantener la protección contra la enfermedad.

Se recomienda un refuerzo contra el tétanos para personas que sufren alguna lesión que no esté limpia y que sea leve, si ya transcurrieron más de cinco años desde su última dosis de toxoide del tétanos.

Recomendaciones para la vacunación en EE.UU.

El programa de vacunación infantil de EE.UU. recomienda cinco dosis de DTaP para brindar protección contra el tétanos, así como difteria y tos ferina, aplicando la primera dosis a los dos meses de edad.

La vacunación Td (contra tétanos y difteria) se aplica a adolescentes y adultos cada 10 años como refuerzo (o en algunos casos después de ser expuestos al tétanos). Se recomienda que una dosis de Td se reemplace con Tdap (tétanos, difteria y tos ferina) para adultos 19 años y de edad y mayor, para reforzar la inmunidad contra la tos ferina.


 

Fuente de información

Centers for Disease Control and Prevention. Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases. Tetanus. (396 KB). Atkinson W, Wolfe S, Hamborsky J, McIntyre L, eds. 13th ed. Washington DC: Public Health Foundation, 2015. Acesado el 23 febrero 2016.

 

Para ver PDFs, descargue e instale Adobe Reader.

Ultima actualización 22 agosto 2016