Enfermedad neumocócica

Enfermedad neumocócica

Síntomas y agente causante

La bacteria Streptococcus pneumoniae, también llamada bacteria neumocócica y neumococo, es una de las causas principales de enfermedad en niños pequeños. Se sabe que existen por lo menos 90 tipos de bacterias del neumococo y, como lo indica el nombre, pueden provocar neumonía; sin embargo, estas bacterias también pueden provocar infecciones en el torrente sanguíneo (bacteriemia), meningitis, sinusitis e infección en el oído medio, entre otras enfermedades. De manera colectiva, a las diferentes enfermedades provocadas por Streptococcus pneumoniae se les conoce como enfermedad neumocócica.

Los síntomas de esta enfermedad varían, con base en el padecimiento específico que haya provocado la bacteria. Los síntomas de la neumonía neumocócica incluyen: fiebre, dolor en el pecho, tos y falta de aliento; cuando el neumococo infecta sitios que normalmente son estériles, puede surgir la llamada enfermedad neumocócica invasiva. Los dos tipos principales de enfermedad neumocócica invasiva son bacteriemia y meningitis (infección de los fluidos y tejidos que rodean al cerebro y/o la médula espinal). Los síntomas de la meningitis neumocócica incluyen: fiebre, dolor de cabeza, rigidez en el cuello, sensibilidad a la luz y desorientación. La bacteriemia neumocócica puede complicar infecciones localizadas, como la neumonía, y normalmente se observa fiebre alta y escalofríos.

La enfermedad neumocócica invasiva puede ser mortal; los sobrevivientes de la meningitis pueden tener lesiones permanentes, que incluyen daño cerebral, ataques o pérdida de la audición.

Transmisión

Muchas personas están colonizadas con la bacteria Streptococcus pneumoniae, pero no todas presentan la enfermedad. La bacteria está presente en la nariz o la garganta de muchas personas sanas (de un 5 a un 10% de adultos sin niños son portadores, al igual que de un 27 a un 58% de estudiantes en edad escolar), y se puede contagiar a otros por medio de la tos o los estornudos. La gente que padece la enfermedad neumocócica puede contagiar la bacteria de la misma manera que los portadores.

Las personas con enfermedad de células falciformes, ciertas deficiencias inmunológicas o nefropatía crónica, y quienes tomen medicamentos inmunosupresores o usen implantes cocleares, tienen un mayor riesgo de infección neumocócica. Fumar cigarrillos también aumenta el riesgo de la enfermedad neumocócica invasiva.

Tratamiento y cuidado

Se usan antibióticos para tratar la enfermedad neumocócica, pero algunas cepas de la bacteria han desarrollado resistencia a algunos de los medicamentos que se usan para combatirlas. La resistencia a los medicamentos puede complicar el tratamiento y aumentar la duración de la estancia en el hospital.

Complicaciones

La enfermedad neumocócica invasiva y la neumonía neumocócica pueden ser sumamente graves, y a menudo requieren de hospitalización.

Cada año en Estados Unidos, la bacteria neumocócica provoca más de 4,800 casos de enfermedad neumocócica invasiva en niños menores de cinco años de edad. Entre este grupo, aproximadamente un 5% mueren por la infección; de aquellos que sobreviven, algunos quedan con lesiones permanentes.

El total de los casos de bacteriemia neumocócica (infección en el torrente sanguíneo) supera los 50,000 cada año en Estados Unidos (la bacteriemia ocurre aproximadamente en 25% de todos los casos de neumonía neumocócica). La tasa de letalidad para quienes presentan un caso de neumonía complicada por bacteriemia es de aproximadamente un 20%, pero puede ser tan alta como un 60% para pacientes ancianos. El total de casos de meningitis neumocócica es de aproximadamente 3,000 al año en Estados Unidos, y la tasa de mortalidad es de un 10 a un 30%.

Se estima que la neumonía neumocócica provoca 175,000 hospitalizaciones al año en Estados Unidos, y tiene una tasa de mortalidad de un 5 a un 7% (en los ancianos esta cifra es mayor). El neumococo es la causa de hasta un 36% de los casos de neumonía adquirida en la comunidad, y el 50% de estos casos requieren de hospitalización.

Vacunas disponibles y campañas de vacunación

En 1977 se otorgó la autorización oficial a una vacuna neumocócica que protege contra 14 cepas diferentes, y en 1983 se expandió para proteger contra 23 cepas. Esta vacuna es polisacárida, y se llama PPSV23. Sin embargo, es más eficaz en adultos, y no genera inmunidad de manera uniforme en niños menores de dos años de edad. En el año 2000 se otorgó la autorización oficial a una vacuna diferente para niños, llamada PCV7; ésta es una vacuna conjugada (para saber más sobre cómo se producen estas vacunas, consulte nuestro artículo, Diferentes tipos de vacunas) que se expandió en el 2010 para proteger contra 13 cepas, y cambió su nombre a PCV13, que protege contra las cepas bacterianas responsables de las infecciones neumocócicas infantiles más graves.

La PCV7 se agregó al programa de vacunación infantil en el año 2000 (fue reemplazada por la PCV13 en el programa del año 2010). Desde la recomendación inicial, la enfermedad neumocócica invasiva en niños ha disminuido aproximadamente un 80% en Estados Unidos.

Recomendaciones para la vacunación en EE.UU.

La vacunación neumocócica por medio de la PCV13 está incluida en el programa de vacunación infantil de EE.UU. para todos los niños menores de cinco años de edad. Se recomienda protección adicional por medio de la vacuna polisacárida (PPSV23) para los niños que tienen ciertos problemas médicos subyacentes.

También se recomienda la vacuna PPSV23 para adultos hasta de 65 años con ciertos factores de riesgo de la enfermedad neumocócica, lo cual incluye el asma y fumar cigarrillos. Después de los 65 años, se recomienda las vacunas PPSV23 y PCV13 para todas las personas.


Fuentes de información

Centers for Disease Control and Prevention. Pneumococcal Disease. Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases. Atkinson W, Wolfe S, Hamborsky J, McIntyre L, eds. 13th ed. Washington DC: Public Health Foundation, 2015. http://www.cdc.gov/vaccines/pubs/pinkbook/downloads/pneumo.pdf. (579 KB). Acesado el 5 febrero 2016.

Centers for Disease Control and Prevention. Prevention of Pneumococcal Disease: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). (1997). Morbidity and Mortality Weekly Report, 46(RR-08); 1-24. http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00047135.htm. Acesado el 5 febrero 2016.

Centers for Disease Control and Prevention. Vaccines and Preventable Diseases: Pneumococcal Disease. http://www.cdc.gov/vaccines/vpd-vac/pneumo/vacc-in-short.htm. Acesado el 5 febrero 2016.

Centers for Disease Control and Prevention. Use of 13-valent pneumococcal conjugate vaccine and 23-valent pneumococcal polysaccharide vaccine among adults aged /= 65 years: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). Morbidity and Mortality Weekly Report. 2014:63(37);822-825. Acesado el 5 febrero 2016.

Muller ML. Meningitis, bacterial. eMedicine Specialities. http://emedicine.medscape.com/article/961497-overview. Acesado el 5 febrero 2016.

Para ver PDFs, descargue e instale Adobe Reader.

Ultima actualización 22 agosto 2016