Desmitificado el vínculo entre la vacuna contra la polio y el VIH

Desmitificado el vínculo entre la vacuna contra la polio y el VIH

The Historical Medical Library of The College of Physicians of Philadelphia
Hilary Koprowski, MD (1916-2013), fue un médico e investigador que puso a prueba la primera vacuna contra el virus de la polio oral viva.

Cuando se descubrió el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en la década de 1980, la gente se preguntó de inmediato de dónde provenía y cómo había llegado a los humanos. Una conjetura que surgió en la década de 1990 culpaba del VIH a una medida de salud pública: una vacuna contra la polio.

A fines de la década de 1950, diversos grupos de investigadores desarrollaban vacunas contra la polio, la cual todavía era una enfermedad epidémica en todo el mundo. Una de estas vacunas, creada por el Dr. Hilary Koprowski (1916-2013), se usaba en pruebas en África, después de haber sido probada en Estados Unidos. El virus de la vacuna se creaba a partir de cultivos de tejido de monos, antes de aplicarse aproximadamente a un millón de personas en Burundi, Ruanda y lo que ahora se conoce como República Democrática del Congo.

En 1992, la revista Rolling Stone publicó una historia que discutía la vacuna oral contra la polio (OPV) de Koprowski como una posible fuente del VIH y, a su vez, de la epidemia del SIDA. Koprowski demandó a Rolling Stone y al autor del artículo, y la revista publicó una aclaración en diciembre de 1993, donde decía (en parte):

Los editores de Rolling Stone desean aclarar que nunca pretendieron sugerir en el artículo que no hay prueba científica alguna, ni que se sepa de alguna prueba científica, que responsabilice al Dr. Koprowski, un ilustre científico, de introducir el SIDA en la población humana, o que sea el padre del SIDA.... El trabajo innovador del Dr. Koprowski en el desarrollo de vacunas contra la polio ha ayudado a librar de sufrimientos y la muerte a cientos de miles de posibles víctimas de la poliomielitis paralítica, y tal vez es una de las mayores contribuciones en una vida de logros elevados y altamente reconocidos.

No obstante, y a pesar de la aclaración de Rolling Stone, el periodista Edward Hooper escribió en 1999 un libro llamado The River: A Journey to the Source of HIV and AIDS (El río: un viaje rumbo al origen del VIH y el SIDA), con base en la conjetura de que había un vínculo entre la OPV y el VIH. Hooper argumentaba que las células animales utilizadas para cultivar el virus de la vacuna eran de riñones de chimpancés originarios del lugar donde se usó la vacuna, y que esos chimpancés estaban infectados con el virus de la inmunodeficiencia en simios. De acuerdo con Hooper, una vacuna producida en un cultivo de células de ese tipo podría conducir a la infección humana causada por el VIH.

Aunque las afirmaciones de Hooper recibieron mucha publicidad, las pruebas no respaldan (y en algunos casos, contradicen directamente) la idea de un vínculo entre la OPV y el VIH.

En primer lugar, las existencias sobrantes de la vacuna contra la polio en cuestión fueron examinadas por laboratorios independientes, y se confirmó que se produjeron usando células de mono (y no de chimpancé, como afirmaba Hooper). Además, ninguna estaba contaminada con VIH o VIS. Estos datos consolidan las declaraciones de los creadores de la vacuna, quienes argumentaban que solo se usaron células de mono, no de chimpancé, para producir la vacuna.

En segundo lugar, un estudio de 2004, publicado en Nature, mostró que la cepa de VIS que afectaba a los chimpancés de la zona donde afirmaba Hooper se había preparado la vacuna, eran diferentes genéticamente de las cepas del VIH. Esto refutó las afirmaciones de Hooper desde otro ángulo; aunque se hubieran utilizado células de chimpancé infectadas con VIS de esa zona para producir la vacuna, no podrían haber sido la fuente del VIH.

Los estudios epidemiológicos resaltan también un problema grave con las afirmaciones de Hooper sobre el vínculo entre la OPV y el VIH: es probable que el VIH-1 (la primera de dos especies conocidas de VIH, más infecciosa y virulenta que la segunda: el VIH-2) haya comenzado en los humanos antes de 1940, desde un lugar de África totalmente diferente al de lugar la prueba con la vacuna contra la polio, probablemente por medio de chimpancés infectados en Camerún. Las pruebas de la vacuna del Congo se realizaron a finales de la década de 1950, por lo menos una década después de que el VIH había comenzado a contagiar a humanos, y probablemente más, según los cálculos más recientes (Worobey, 2008). La vacuna no podría haber sido la fuente de un virus que ya tenía muchos años infectando a humanos.

Por su parte, Hooper sostiene sus afirmaciones y alega un encubrimiento organizado, pero su argumento ha sido relegado al nivel de una teoría conspiratoria desmitificada. Sin embargo, aunque nunca se ha descubierto que sus afirmaciones tuvieran mérito, estas ideas han perjudicado los esfuerzos mundiales para erradicar la polio. Los rumores de que la vacuna oral actual contra la polio ha sido contaminada intencionalmente con medicamentos para provocar la esterilidad, y que contiene “virus conocidos que hacen surgir el VIH y desarrollar el SIDA” conducen a rechazos locales de la vacuna en ciertas zonas de África. Es posible que los rumores estén relacionados con las acusaciones originales de la OPV y el VIH. En parte como resultado de esos rechazos, la polio resurgió en partes de África después de que la vacunación había avanzado positivamente hacia la erradicación de dicha enfermedad.


Fuentes de información

  1. Cohen J. Forensic Epidemiology: Vaccine Theory of AIDS Origins Disputed at Royal Society. Science. 2000; 289(5486):1850-1851.
  2. Jegede A. What Led to the Nigerian Boycott of the Polio Vaccination Campaign? PLoS Med. 2007; 4(3): e73.
  3. Korber B, Muldoon M, Theiler J, et al. Timing the ancestor of the HIV-1 pandemic strains. Science. 2000; 288(5472): 1789–96.
  4. Offit PA. Vaccinated: One Man’s Quest to Defeat the World’s Deadliest Diseases. New York: Harper Perennial; 1988.
  5. Worobey M, Santiago M, Keele B, et al. Origin of AIDS: contaminated polio vaccine theory refuted. Nature . 2004; 428(6985): 820.
  6. Plotkin SA. CHAT oral polio vaccine was not the source of human immunodeficiency virus type 1 group M for humans. Clin. Infect Dis.  2001; Apr 1;32(7): 1068-84.
  7. Plotkin SA. Untruths and consequences: the false hypothesis linking CHAT type 1 polio vaccination to the origin of human immunodeficiency virus. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 2001: June 29: 356(1410) 815-23.
  8. Sharp PM, Hahn BH. The evolution of HIV-1 and the Origin of AIDS.  Philos traqns R Soc Lond B Biol Sci. 2010 Aug 27:365(1552) 2487-94.
  9. Worobey M, Gemmel M, Teuwen DE et al. Direct evidence of extensive diversity of HIV-1 in Kinshasa by 1960. Nature. 2008 Oct 2 ; 455(7213) : 661-664.

Ultima actualización 21 enero 2016